El Gaucho Martín Fierro, por José Hernández

XII

Yo no sé que tantos meses

Esta vida me duró,

A veces nos obligó

La miseria á comer potro-

Me habia acompañao con otros

Tan desgraciaos como yo.-

Mas ¿para que platicar

Sobre esos males, -canejo?

Nace el gaucho y se hace viejo,

Sin que mejore su suerte,

Hasta que por ay la muerte

Sale á cobrarle el pellejo.

Pero como no hay desgracia

Que no acabe alguna vez,

Me aconteció que despues

De sufrir tanto rigor,

Un amigo, por favor,

Me compuso con el juez.

Le alvertiré que en mi pago

Ya no vá quedando un criollo,

Se los ha tragao el oyo,

O juido ó muerto en la guerra

Porque, amigo, en esta tierra

Nunca se acaba el embrollo-

Colijo que jué para eso

Que me llamó el juez un dia,

Y me dijo que queria

Hacerme á su lao venir,

Pa que dentrase á servir

De soldao de Polecia.-

Y me largó una ploclama

Tratandome de valiente,

Que yo era un hombre decente,

Y que dende aquel momento

Me nombraba de sargento

Pa que mandára la gente.

Ansi estuve en la partida

Pero, ¡que habia de mandar!

Anoche al irlo á tomar

Vide güena coyontura-

Y a mi no me gusta andar

Con la lata á la cintura.

.................................

.................................

.................................

.................................

.................................

.................................

Ya conoce, pues, quien soy,

Tenga confianza con migo,

Cruz lo dió mano de amigo

Y no lo ha de abandonar-

Juntos podemos buscar

Pa los dos un mesmo abrigo.

Andaremos de matreros

Si es preciso pa salvar-

Nunca nos ha de faltar

Ni un buen pingo para juir,

Ni un pajal ande dormir,

Ni un matambre que ensartar.

Y cuando sin trapo alguno

Nos haiga el tiempo dejao-

Yo le pediré emprestao

El cuero á cualquiera lobo

Y hago un poncho, si lo sobo,

Mejor que poncho engomao.

Para mi la cola es pecho

Y el espinaso es cadera-

Hago mi nido ande quiera

Y de lo que encuentre como-

Me echo tierra sobre el lomo

Y me apéo en cualquier tranquera.

Y deje rodar la bola

Que algun dia se ha'e parar-

Tiene el gaucho que aguantar

Hasta que lo trague el oyo-

O hasta que venga algun criollo

En esta tierra á mandar.

Lo miran al pobre gaucho

Como carne de cogote:

Lo tratan al estricote-

Y si ansi las cosas andan,

Porque quieren los que mandan

Aguantemos los azotes.

Pucha -si usté los oyera

Como yo en una ocasion

Tuita la conversacion

Que con otro tuvo el juez-

Le asiguro que esa vez

Se me achicó el corazon.

Hablaban de hacerse ricos

Con campos en la fronteras-

De sacarla mas ajuera

Donde habia campos baldidos-

Y llevar de los partidos

Gentes que la defendiera.

Todo se güelven proyetos

De colonias y carriles-

Y tirar la plata á miles

En los gringos enganchaos,

Mientras al pobre soldao

Le pelan la chaucha -ah! viles!-

Pero si siguen las cosas

Como ván hasta el presente

Puede ser que redepente

Veamos el campo disierto,

Y blanquiando solamente

Los güesos de los que han muerto.

Hace mucho que sufrimos

La suerte reculativa-

Trabaja el gaucho y no arriba,

Pues á lo mejor del caso,

Lo levantan de un sogaso

Sin dejarle ni saliva.

De los males que sufrimos

Hablan mucho los puebleros,

Pero hacen como los teros

Para esconder sus niditos:

En un lao pegan los gritos

Y en otro tienen los güevos.

Y se hacen los que no aciertan

A dar con la coyontura-

Mientras al gaucho lo apura

Con rigor la autoridá,

Ellos á la enfermedá

Le están errando la cura.

Portada
Índice
Siguiente »