La vida es sueño, por Pedro Calderón de la Barca

Jornada primera

Escena III

CLOTALDO (Dentro CLOTALDO.)

Guardas desta torre,

que, dormidas o cobardes,

disteis paso a dos personas

que han quebrantado la cárcel...

ROSAURA

Nueva confusión padezco.

SEGISMUNDO

Este es Clotaldo, mi alcaide.

Aún no acaban mis desdichas.

CLOTALDO (Dentro.)

... acudid, y vigilantes,

sin que puedan defenderse,

o prendeldes o mataldes.

TODOS (Dentro.)

¡Traición!

CLARÍN

Guardas desta torre,

que entrar aquí nos dejasteis,

pues que nos dais a escoger,

el prendernos es más fácil.

(Sale CLOTALDO con escopeta, y SOLDADOS, todos con los rostros cubiertos.)

CLOTALDO

Todos os cubrid los rostros;

que es diligencia importante

mientras estamos aquí

que no nos conozca naide.

CLARÍN

¿Enmascaraditos hay?

CLOTALDO

¡Oh vosotros, que ignorantes

de aqueste vedado sitio

coto y término pasasteis

contra el decreto del Rey,

que manda que no ose nadie

examinar el prodigio

que entre estos peñascos yace!

¡Rendid las armas y vidas,

o aquesta pistola, áspid

de metal, escupirá

el veneno penetrante

de dos balas, cuyo fuego

será escándalo del aire!

SEGISMUNDO

Primero, tirano dueño,

que los ofendas y agravies,

será mi vida despojo

destos lazos miserables;

pues en ellos, vive Dios,

tengo de despedazarme

con las manos, con los dientes,

entre aquestas peñas, antes

que su desdicha consienta

y que llore sus ultrajes.

CLOTALDO

Si sabes que tus desdichas,

Segismundo, son tan grandes,

que antes de nacer moriste

por ley del cielo; si sabes

que aquestas prisiones son

de tus furias arrogantes

un freno que las detenga

y una rienda que las pare,

¿por qué blasonas? La puerta

cerrad desa estrecha cárcel;

escondelde en ella.

(Ciérranle la puerta, y dice dentro.)

SEGISMUNDO

¡Ah cielos,

qué bien hacéis en quitarme

la libertad! Porque fuera

contra vosotros gigante,

que, para quebrar al sol

esos vidrios y cristales,

sobre cimientos de piedra

pusiera montes de jaspe.

CLOTALDO

Quizá porque no los pongas,

hoy padeces tantos males.

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas