La vida es sueño, por Pedro Calderón de la Barca

Jornada segunda

Escena IV

ASTOLFO

¡Feliz mil veces el día,

oh Príncipe, que os mostráis,

sol de Polonia, y llenáis

de resplandor y alegría

todos estos horizontes

con tan divino arrebol,

pues que salís como el sol

de debajo de los montes!

Salid, pues, y aunque tan tarde

se corona vuestra frente

del laurel resplandeciente,

tarde muera.

SEGISMUNDO

Dios os guarde.

ASTOLFO

El no haberme conocido

sólo por disculpa os doy

de no honrarme más. Yo soy

Astolfo, duque he nacido

de Moscovia, y primo vuestro;

haya igualdad en los dos.

SEGISMUNDO

Si digo que os guarde Dios,

¿bastante agrado no os muestro?

Pero ya que, haciendo alarde

de quien sois, desto os quejáis,

otra vez que me veáis

le diré a Dios que no os guarde.

[CRIADO] 2.º (A ASTOLFO.)

Vuestra Alteza considere

que como en montes nacido

con todos ha procedido. (A SEGISMUNDO.)

Astolfo, señor, prefiere...

SEGISMUNDO

Cansóme cómo llegó

grave a hablarme; y lo primero

que hizo, se puso el sombrero.

[CRIADO] 2.º

Es grande.

SEGISMUNDO

Mayor soy yo.

[CRIADO] 2.º

Con todo eso, entre los dos

que haya más respeto es bien

que entre los demás.

SEGISMUNDO

¿Y quién

os mete conmigo a vos?

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas