La vida es sueño, por Pedro Calderón de la Barca

Jornada segunda

Escena VIII

(Sale CLOTALDO.)

CLOTALDO (Aparte.)

A Segismundo reducir deseo,

porque en fin lo he criado. Mas ¿qué veo?

ROSAURA

Tu favor reverencio.

Respóndate retórico el silencio;

cuando tan torpe la razón se halla,

mejor habla, señor, quien mejor calla.

SEGISMUNDO

No has de ausentarte, espera.

¿Cómo quieres dejar desa manera

a escuras mi sentido?

ROSAURA

Esta licencia a Vuestra Alteza pido.

SEGISMUNDO

Irte con tal violencia

no es pedir, es tomarte la licencia.

ROSAURA

Pues, si tú no la das, tomarla espero.

SEGISMUNDO

Harás que de cortés pase a grosero;

porque la resistencia

es veneno crüel de mi paciencia.

ROSAURA

Pues cuando ese veneno,

de furia, de rigor y saña lleno,

la paciencia venciera,

mi respeto no osara, ni pudiera.

SEGISMUNDO

Sólo por ver si puedo

harás que pierda a tu hermosura el miedo,

que soy muy inclinado

a vencer lo imposible. Hoy he arrojado

dese balcón a un hombre que decía

que hacerse no podía;

y así, por ver si puedo, cosa es llana

que arrojaré tu honor por la ventana.

CLOTALDO (Aparte.)

Mucho se va empeñando.

¿Qué he de hacer, cielos, cuando

tras un loco deseo

mi honor segunda vez a riesgo veo?

ROSAURA

No en vano prevenía

a este reino infeliz tu tiranía

escándalos tan fuertes

de delitos, traiciones, iras, muertes.

Mas ¿qué ha de hacer un hombre,

que de humano no tiene más que el nombre

atrevido, inhumano,

crüel, soberbio, bárbaro y tirano,

nacido entre las fieras?

SEGISMUNDO

Porque tú ese baldón no me dijeras

tan cortés me mostraba,

pensando que con esto te obligaba;

mas, si lo soy hablando deste modo,

has de decirlo, ¡vive Dios!, por todo.

¡Hola!, dejadnos solos, y esa puerta

se cierre y no entre nadie.

(Vase CLARÍN.)

ROSAURA (Aparte.)

Yo soy muerta.

Advierte...

SEGISMUNDO

Soy tirano,

y ya pretendes, reducirme en vano.

CLOTALDO (Aparte.)

¡Oh qué lance tan fuerte!

Saldré a estorbarlo, aunque me dé la muerte.

Señor, atiende, mira.

SEGISMUNDO

Segunda vez me has provocado a ira,

viejo caduco y loco.

¿Mi enojo y mi rigor tienes en poco?

¿Cómo hasta aquí has llegado?

CLOTALDO

De los acentos desta voz llamado,

a decirte que seas

más apacible, si reinar deseas;

y no, por verte ya de todos dueño,

seas crüel, porque quizá es un sueño.

SEGISMUNDO

A rabia me provocas,

cuando la luz del desengaño tocas.

Veré, dándote muerte,

si es sueño o si es verdad.

(Al ir a sacar la daga, se la tiene CLOTALDO y se arrodilla.)

CLOTALDO

Yo desta suerte

librar mi vida espero.

SEGISMUNDO

Quita la osada mano del acero.

CLOTALDO

Hasta que gente venga,

que tu rigor y cólera detenga,

no he de soltarte.

ROSAURA

¡Ay, cielos!

SEGISMUNDO

Suelta, digo,

caduco, loco, bárbaro, enemigo,

o será desta suerte (Luchan.)

el darte agora entre mis brazos muerte.

ROSAURA

¡Acudid todos presto,

que matan a Clotaldo! (Vase.)

(Sale ASTOLFO a tiempo que cae CLOTALDO a sus pies, y él se pone en medio).

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas