La vida es sueño, por Pedro Calderón de la Barca

Jornada segunda

Escena XIV

(Sale ASTOLFO con el retrato.)

ASTOLFO

Éste es, señora, el retrato;

mas ¡ay Dios!

ROSAURA

¿Qué se suspende

Vuestra Alteza? ¿Qué se admira?

ASTOLFO

De oírte, Rosaura, y verte.

ROSAURA

¿Yo Rosaura? Hase engañado

Vuestra Alteza, si me tiene

por otra dama; que yo

soy Astrea, y no merece

mi humildad tan grande dicha

que esa turbación le cueste.

ASTOLFO

Basta, Rosaura, el engaño,

porque el alma nunca miente;

y aunque como a Astrea te mire,

como a Rosaura te quiere.

ROSAURA

No he entendido a V[uest]ra Alteza,

y así no sé responderle.

Sólo lo que yo diré

es que Estrella (que lo puede

ser de Venus) me mandó

que en esta parte le espere,

y de la suya le diga

que aquel retrato me entregue,

que está muy puesto en razón,

y yo misma se lo lleve.

Estrella lo quiere así,

porque aun las cosas más leves,

como sean en mi daño,

es Estrella quien las quiere.

ASTOLFO

Aunque más esfuerzos hagas,

¡oh qué mal, Rosaura, puedes

disimular! Di a los ojos

que su música concierten

con la voz; porque es forzoso

que desdiga y que disuene

tan destemplado instrumento,

que ajustar y medir quiere

la falsedad de quien dice

con la verdad de quien siente.

ROSAURA

Ya digo que sólo espero

el retrato.

ASTOLFO

Pues que quieres

llevar al fin el engaño,

con él quiero responderte.

Dirásle, Astrea, a la Infanta

que yo la estimo de suerte

que, pidiéndome un retrato,

poca fineza parece

enviársele; y así,

porque le estime y le precie,

le envío el original:

y tú llevársele puedes,

pues ya le llevas contigo,

como a ti misma te lleves.

ROSAURA

Cuando un hombre se dispone,

restado, altivo y valiente

a salir con una empresa

aunque por trato le entreguen

lo que valga más, sin ella

necio y desairado vuelve.

Yo vengo por un retrato,

y aunque un original lleve

que vale más, volveré

desairada; y así, déme

Vuestra Alteza ese retrato,

que sin él no he de volverme.

ASTOLFO

Pues ¿cómo, si no he de darle,

le has de llevar?

ROSAURA

Desta suerte.

Suéltale, ingrato.

ASTOLFO

Es en vano.

ROSAURA

¡Vive Dios! que no ha de verse

en manos de otra mujer.

ASTOLFO

Terrible estás.

ROSAURA

Y tú aleve.

ASTOLFO

Ya basta, Rosaura mía.

ROSAURA

¿Yo tuya, villano? Mientes.

(Sale ESTRELLA.)

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas