La vida es sueño, por Pedro Calderón de la Barca

Jornada tercera

Escena II

[SOLDADO] 1.º

Ésta es la torre en que está.

Echad la puerta en el suelo;

entrad todos.

CLARÍN

¡Vive Dios!

que a mí me buscan es cierto

pues me dicen que aquí estoy.

¿Qué me querrán?

(Salen los SOLDADOS que pudieren.)

[SOLDADO] 1.º

Entrad dentro.

[SOLDADO] 2.º

Aquí está.

CLARÍN

No está.

TODOS

Señor...

CLARÍN

¿Si vienen borrachos éstos?

[SOLDADO] 2.º

Tú nuestro príncipe eres;

ni admitimos ni queremos

sino al señor natural,

y no príncipe extranjero.

A todos nos da los pies.

TODOS

¡Viva el gran príncipe n[uest]ro!

CLARÍN (Aparte.)

¡Vive Dios, que va de veras!

¿Si es costumbre en este reino

prender uno cada día

y hacerle príncipe, y luego

volverle a la torre? Sí,

pues cada día lo veo;

fuerza es hacer mi papel.

SOLDADOS

Danos tus plantas.

CLARÍN

No puedo,

porque las he menester

para mí, y fuera defeto

ser príncipe desplantado.

[SOLDADO] 2.º

Todos a tu padre mesmo

le dijimos que a ti solo

por príncipe conocemos,

no al de Moscovia.

CLARÍN

¿A mi padre

le perdistis el respeto?

Sois unos tales por cuales.

[SOLDADO] 1.º

Fue lealtad de nuestros pechos.

CLARÍN

Si fue lealtad, yo os perdono.

[SOLDADO] 2.º

Sal a restaurar tu imperio.

¡Viva Segismundo!

TODOS

¡Viva!

CLARÍN (Aparte.)

¿Segismundo dicen? Bueno.

Segismundos llaman todos

los príncipes contrahechos.

(Sale SEGISMUNDO.)

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas