Peregrinación de Luz del Día, por Juan Bautista Alberdi

Segunda parte

XVIII

Código civil de la creación. - Título preliminar

"El Código civil o social de la creación se deriva todo entero del plan de la creación animal.

"El código es el camino, el plan es el fin. Definir el fin, es encontrar el camino.

"Es el plan de la creación vivir y desarrollarse continuamente, mejorando cada vez más su vida. Si se interroga al animal (hombre o bestia): ¿qué quiere, qué busca que necesita en este mundo? Por todos sus instintos, por todos sus actos, su respuesta universal y uniforme, será: ` 'vivir, vivir mucho, vivir bien' y cada día mejor.

"Hasta en los combates sangrientos, el hombre muere, buscando mejorar su vida. Este es un fin desde que nace por la voluntad de otros, hasta que muere contra su voluntad propia. Si hay quienes mueren por su gusto, la ley no es hecha para ellos, porque son fenómenos aislados de la vida.

"Así la vida, más que el hombre, es propiedad de la especie humana. El individuo no es sino la forma de la especie, pero forma elemental y esencial, sin la cual la especie perecería como el individuo.

"Cada especie, en el plan de la creación, es una criatura colectiva, un ente compuesto y multíplice, cuyas partículas o individuos se tienen asidos recíprocamente, por leyes fisiológicas que presiden a su común y, a la vez, parcial conservación y desarrollo. Esas leyes, en conjunto, son el código civil o social del ente colectivo y multíplice, que se llama sociedad. Los individuos de que está formado están sujetos y encadenados entre sí, por las necesidades recíprocas de su existencia, como las partículas de que consta el cuerpo de cada hombre o como los planetas de que compone el ente o grupo astronómico, que se llama 'sistema planetario'. La sociedad vive por el individuo y para el individuo, porque el individuo vive por la sociedad para la sociedad. Según esto:

"Las 'divisiones y objetos del Código civil de la creación' nacen simplemente del plan de su instituto, que se reduce a mantener y desarrollar la vida de la humanidad, en su forma natural, que es la 'sociedad'. Su orden es siguiente:

"Primero que todo, la concepción de la ley; es decir su definición, su promulgación, su alcance, sus efectos.

"Luego, el 'hombre' y la producción de su ser. De aquí el 'matrimonio', la 'familia';

"Luego su 'crianza' y desarrollo. De ahí la 'patria potestad', la 'tutela', la 'curatela';

"Luego, las 'cosas' asociadas y adheridas y asimiladas al hombre, como accesorio de su persona y condición de existencia. De ahí la 'propiedad';

"Luego, el movimiento circulatorio de la propiedad como la circulación de la sangre, distribuye la vid en todos los miembros que la sociedad se compone, por la acción de su facultad más noble, la libertad de su volutad. De ahí los 'contratos y obligaciones';

"Luego la perpetuación del hombre por su posteridad y descendencia, de que es condición natural la 'herencia', por la cual el hombre sigue haciendo vivir a su posteridad desde la tumba.

"El 'código civil de la creación' no encierra, en grande, otra cosa ni sustancia -dice don Quijote-; pero es hecho que todo esto está en el código de la creación y pertenece al orden de lo creado. La 'ley', la 'familia', la 'propiedad', su 'circulación' por la voluntad libre del propietario -único 'comunismo' conciliable con la 'libertad', es decir, los 'contratos', la 'herencia', son instituciones civiles o sociales fundadas por el Creador del hombre, no son creaciones del hombre. Admitiendo que el Gobierno no es hombre, sino 'Vice-Dios'."

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas