Peregrinación de Luz del Día, por Juan Bautista Alberdi

Segunda parte

XXV

Proyecto de matrimonio internacional de Don Quijote con una princesa indiana

Al oír estas ideas, el secretario se quedó cavilando sobre cuáles han podido ser los libros que de ellas han poblado la cabeza de su señor; pues nunca lo creyó capaz de elevarse a tales concepciones, que por otra parte, eran contrarias enteramente a las ideas que sobre los mismos puntos le había conocido en otro tiempo no lejano. Su incoherencia hacía sospechar que no eran suyas.

Presto, aprovechándose de la última expresión, el secretario se permitió sugerirle en el interés de la organización social de 'Quijotanía' la conveniencia que habría en que el señor Gobernador tomase por esposa una gran dama extranjera, como hacen los soberanos con la triple mira de formar una dinastía para el Gobierno del nuevo Estado; de legislar y afirmar el código por la autoridad del ejemplo de una vida ejemplar de familia; y por fin con la mira política de atraer las razas indígenas y sus territorios, si don Quijote elige por esposa a una princesa de las "Pampas" o de "Patagonia". Un soberano que conserva un resto de juventud y su estado de celibatario, es un escándalo público, es un peligro social, y si a la juventud añade la elegancia, entonces es la espada de Damocles suspendida sobre la cabeza de todas las vírgenes del país.

Don Quijote no halló de repulsivo en la sugestión sino la candidatura de la novia. Poco crédulo se mostró en las dulzuras de una Dulcinea que come carne cruda de yegua, que anda desnuda, y monta a caballo como hombre. Como sus damas de honor serían de su misma raza y familia, no sería mucho el atractivo que darían a la corte de "Quijotanía". Y no serían pocos los que viniesen en busca de un rango en la lista civil, pues si la familia, entre los salvajes, es como no existente para todo deber moral, es abundante en personal cuando se trata de recibir su parte del precio en que es vendida la novia al pretendiente más insolvable. Por el lado político es menos sostenible la candidatura de una princesa de la "Pampa" para reina de "Quijotanía". Ningún hombre desciende impunemente cuando se casa con su inferior. La cabra siempre tira al monte, aun en los países pampas o llanos. Todo el que desciende se degrada a los ojos de su misma consorte, que no por eso se releva. La mujer advenediza es el peor tirano de su marido, si es superior a ella en casta, en fortuna o en belleza.

-Para un casamiento político -dice don Quijote-, no se debe olvidar el precedente clásico que nos ofrece la historia americana. Los indios del Perú deificaron y pusieron en el trono a un irlandés que naufragó en sus costas, porque la rubicundez desconocida de sus cabellos y el color rosado de su rostro los hizo creer que era hijo del sol. Ese fue "Manco-Capa", el fundador de la dinastía de los Incas. Nacido en el "Cuzco", su color tostado y amarillo le hubiese relegado en el último rincón.

El gallego, que ya cree ver aplicado este precedente al "Manco-Capa de "Quijotanía", hace notar a don Quijote que si él no es rubio, al menos es blanco, y puede pasar por hijo de la luna, ya que no del sol; pero si prefiere pasar por hermano de parte de padre del más antiguo de los Incas, se puede hacer venir un peluquero francés de Buenos Aires, que en dos minutos lo pondría más rubio que Manco-Capa.

-Ya pasó el tiempo -dice gravemente don Quijote-, de conquistar a los indios por estos medios. Los indios Pampas viven hoy en pleno siglo XIX, para lo que es medrar de la civilización, ya que no para servirla. En lugar de ser conquistados, son ellos los que conquistan. Los papeles se han cambiado. Un día de estos irán a la ópera italiana en Buenos Aires, y clavarán sus tiendas en la "Plaza de la Victoria".

"Otro es el medio de conquistarlos pacíficamente al favor de su ignorancia de hombres semi-civilizados, es hacerlos creer, sentir o admitir la idea de que el poder del Gobierno es sobrenatural e infalible. ¿Por qué serían ellos incapaces de esta creencia, que es la del pueblo sudamericano de origen latino? Así, yo vuelvo al proyecto de Código, y concluyo por estas:

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas