La vida es sueño, por Pedro Calderón de la Barca

Jornada tercera

Escena VIII

(Sale ROSAURA y detiene a CLOTALDO.)

ROSAURA

Aunque el valor q[ue] se encierra

en tu pecho desde allí

dé voces, óyeme a mí;

que yo sé que todo es guerra.

Ya sabes que yo llegué

pobre, humilde y desdichada

a Polonia, y amparada

de tu valor, en ti hallé

piedad. Mandásteme ¡ay cielos!

que disfrazada viviese

en palacio, y pretendiese,

disimulando mis celos,

guardarme de Astolfo. En fin

él me vio, y tanto atropella

mi honor q[ue], viéndome, a Estrella

de noche habla en un jardín.

Déste la llave he tomado,

y te podrá dar lugar

de que en él puedas entrar

a dar fin a mi cuidado.

Aquí altivo, osado y fuerte,

volver por honor podrás,

pues que ya resuelto estás

a vengarme con su muerte.

CLOTALDO

Verdad es que me incliné,

desde el punto que te vi,

a hacer, Rosaura, por ti

(testigo tu llanto fue)

cuanto mi vida pudiese.

Lo primero que intenté

quitarte aquel traje fue,

porque, si Astolfo te viese,

te viese en tu propio traje,

sin juzgar a liviandad

la loca temeridad

que hace del honor ultraje.

En este tiempo trazaba

cómo cobrar se pudiese

tu honor perdido, aunque fuese

(tanto tu honor me arrestaba)

dando muerte a Astolfo. ¡Mira

qué caduco desvarío!

Si bien, no siendo rey mío,

ni me asombra ni me admira.

Darle pensé muerte, cuando

Segismundo pretendió

dármela a mí, y él llegó,

su peligro atropellando,

a hacer en defensa mía

muestras de su voluntad

que fueron temeridad,

pasando de valentía.

Pues, ¿cómo yo agora (advierte),

teniendo alma agradecida,

a quien me ha dado la vida

le tengo que dar la muerte?

Y así, entre los dos partido

el efeto y el cuidado,

viendo que a ti te la he dado,

y que dél la he recibido,

no sé a qué parte acudir,

no sé qué parte ayudar;

si a ti me obligué con dar,

dél lo estoy con recibir.

Y así, en la acción que se ofrece,

nada a mi amor satisface,

porque soy persona que hace

y persona que padece.

ROSAURA

No tengo que prevenir

que en un varón singular,

cuanto es noble acción el dar

es bajeza el recibir.

Y este principio asentado,

no has de estarle agradecido,

supuesto que si él ha sido

el que la vida te ha dado,

y tú a mí, evidente cosa

es que él forzó tu nobleza

a que hiciese una bajeza,

y yo una acción generosa.

Luego estás dél ofendido,

luego estás de mí obligado,

supuesto que a mí me has dado

lo que dél has recibido;

y así debes acudir

a mi honor en riesgo tanto,

pues yo le prefiero cuanto

va de dar a recibir.

CLOTALDO

Aunque la nobleza vive

de la parte del que da,

el agradecerla está

de parte del que recibe;

y pues ya dar he sabido,

ya tengo con nombre honroso

el nombre de generoso.

Déjame el de agradecido,

pues le puedo conseguir

siendo agradecido cuanto

liberal, pues honra tanto

el dar como el recibir.

ROSAURA

De ti recibí la vida,

y tú mismo me dijiste,

cuando la vida me diste,

que la que estaba ofendida

no era vida. Luego yo

nada de ti he recibido;

pues muerte, no vida, ha sido

la que tu mano me dio.

Y si debes ser primero

liberal que agradecido

(como de ti mismo he oído),

que me des la vida espero,

que no me la has dado, y pues

el dar engrandece más,

sé antes liberal; serás

agradecido después.

CLOTALDO

Vencido de tu argumento,

antes liberal seré.

Yo, Rosaura, te daré

mi hacienda, y en un convento

vive; que está bien pensado

el medio que solicito;

pues huyendo de un delito

te recoges a un sagrado;

que cuando, tan dividido,

el reino desdichas siente,

no he de ser quien las aumente,

habiendo noble nacido.

Con el remedio elegido

soy con el reino leal,

soy contigo liberal,

con Astolfo agradecido;

y así escogerle te cuadre,

quedándose entre los dos,

que no hiciera ¡vive Dios!

más, cuando fuera tu padre.

ROSAURA

Cuando tú mi padre fueras,

sufriera esa injuria yo;

pero no siéndolo, no.

CLOTALDO

Pues ¿qué es lo q[ue] hacer esperas?

ROSAURA

Matar al Duque.

CLOTALDO

Una dama

que padre no ha conocido

¿tanto valor ha tenido?

ROSAURA

Sí.

CLOTALDO

¿Quién te alienta?

ROSAURA

Mi fama.

CLOTALDO

Mira que a Astolfo has de ver...

ROSAURA

Todo mi honor lo atropella.

CLOTALDO

...tu rey, y esposo de Estrella.

ROSAURA

¡Vive Dios que no ha de ser!

CLOTALDO

Es locura.

ROSAURA

Ya lo veo.

CLOTALDO

Pues véncela.

ROSAURA

No podré.

CLOTALDO

Pues perderás...

ROSAURA

Ya lo sé.

CLOTALDO

...vida y honor.

ROSAURA

Bien lo creo.

CLOTALDO

¿Qué intentas?

ROSAURA

Mi muerte.

CLOTALDO

Mira

que eso es despecho.

ROSAURA

Es honor.

CLOTALDO

Es desatino.

ROSAURA

Es valor.

CLOTALDO

Es frenesí.

ROSAURA

Es rabia, es ira.

CLOTALDO

En fin, ¿que no se da medio

a tu ciega pasión?

ROSAURA

No.

CLOTALDO

¿Quién ha de ayudarte?

ROSAURA

Yo.

CLOTALDO

¿No hay remedio?

ROSAURA

No hay remedio.

CLOTALDO

Piensa bien si hay otros modos...

ROSAURA

Perderme de otra manera.

(Vase.)

CLOTALDO

Pues has de perderte, espera,

hija, y perdámonos todos.

(Vase.)

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas