La vida es sueño, por Pedro Calderón de la Barca

Jornada tercera

Escena XII

UNOS (Dentro.)

¡Viva n[uest]ro invicto Rey!

OTROS (De[n]tro.)

¡Viva nuestra libertad!

CLARÍN

¡La libertad y el Rey vivan!

Vivan muy enhorabuena,

que a mí nada me da pena,

como en cuenta me reciban;

que yo, apartado este día

en tan grande confusión,

haga el papel de Nerón

que de nada se dolía.

Si bien me quiero doler

de algo, y ha de ser de mí;

escondido, desde aquí

toda la fiesta he de ver.

El sitio es oculto y fuerte

entre estas peñas. Pues ya

la muerte no me hallará,

dos higas para la muerte.

(Escó[n]dese. Suena ruido de armas.)

Portada
Índice
Siguiente »
Biblioteca Oratlas